LADRILLERO DE PROFESIÓN. Ranulfo Gopar Silva

LADRILLERO DE PROFESIÓN. Ranulfo Gopar Silva

Ladrillero de profesión, Ranulfo Gopar Silva, de la costa oaxaqueña

La Costa Oaxaqueña por siglos ha esta incomunicada, la carretera costera apenas se terminó en 1968. De modo que los “costeños” han creado a lo largo de los siglos una cultura de auto subsistencia.

Leer Más

LA CHILENA de Costa Chica

LA CHILENA de Costa Chica

La chilena de la costa chica de oaxaca

Aunque la chilena lleva en su nombre un indicio de sus orígenes, se trata de un género que nació de la mezcla de la música traída por los marineros chilenos y peruanos con las tradiciones mestizas de la región suriana de México. La chilena surgió específicamente en lo que hoy comprende la Costa Chica de Oaxaca, en los distritos de Jamiltepec, Juquila y Pochutla; sin embargo, muy pronto se expandió por toda la zona que se conoce como la Costa Chica, que comprende los estados de Guerrero y de Oaxaca, y por sí misma constituye una región cultural dentro del complejísimo y disímil pero interconectado territorio cultural de Guerrero-Oaxaca.

Leer Más

SAN PEDRO JUCHATENGO

SAN PEDRO JUCHATENGO

juchatengo

Una parada obligada en la peregrinación para rendirle culto a La Virgen de Juquila es San Pedro Juchatengo. Desde luego que tiene sus propios atractivos naturales que son un placer para el visitante, especialmente las playas del Río Atoyac, que resulta un verdadero paraíso, y que decir de la riquísima comida para el hambriento peregrino o los cocos frescos que en ese calor son una verdadera delicia.

Leer Más

Bahías de Huatulco

Bahías de Huatulco

Estas bellísimas bahías están envueltas en la leyenda y el misterio. Lugar de culto ancestral, los Viejos Abuelos adoraban a una inmensa cruz de madera que existía aquí. Cuenta la leyenda que la puso un hombre blanco y barbado que llegó del mar más de mil años antes de la conquista. Muchos asocian a este personaje a Quetzalcóatl, especialmente porque llevó la sabiduría, los conocimientos y la bondad a los habitantes del Anáhuac. De esta manera Huatulco fue un lugar sagrado en la historia antigua de México.

Leer Más

LOS CHATINOS

LOS CHATINOS

El territorio del pueblo chatino se sitúa en la Sierra Madre del Sur, extendiéndose por la costa del suroeste al noroeste, hasta llegar al distrito de Juquila y penetrando hacia la zona montañosa, hasta llegar al distrito de Sola de Vega y colindando con los distritos de Miahuatlán y Pochutla.

Los chatinos se nombran a sí mismos en su lengua "Cha’tnio", que significa "trabajo de las palabras" y que se puede interpretar como los que hablan palabras elaboradas. Pueblo de orígenes remotos, hasta ahora se han encontrado vestigios en la costa que datan del año 400 a.C., aunque las estelas encontradas en Nopala datan de 600 a 800 d.C.

Su lengua está clasificada en el grupo Otomangue, tronco Savizaa, familia zapoteca. Como todos los pueblos que son hijos de los hijos de nuestros Viejos Abuelos, los chatinos mantienen como una de sus herencias fundamentales a la familia.

En efecto, el núcleo básico entre los chatinos es la unidad doméstica, la cual está compuesta por una o más familias emparentadas y se torna la estructura fundamental de producción y consumo. De esta manera, los hombres colaboran en los trabajos agrícolas, pastoreo, cacería, pesca, y construcción de viviendas, las cuales generalmente son de piso de tierra y las paredes de carrizo recubiertas de lodo o hechas de adobe, con techo de palma o teja.

Leer Más

Artistas de la Costa Oaxaqueña

LAURA ARMENTA DE MEJÍA. Pintora.


Escrito por Guillermo Marin el .

Laura Armenta de mejía, pintora de la costa oaxaqueña

El arte es ante todo “un lenguaje”. El Espíritu se expresa a través del arte. Por ello, cuando un artista logra sensibilizarse y convertirse en expresión del Espíritu, su obra artística es universal. Es esta la razón por la que el arte, en los diez mil años que tiene el ser humano de vivir en civilizaciones, 9800 años el arte fue esencialmente sacro, es decir, estaba consagrado a las religiones. Lo mismo en China, que en India, Egipto o en el México antiguo.

Laura Armenta de mejía, pintora de la costa oaxaqueña, virgen de guadalupe

En la antigüedad, una artista llegaba a obtener el grado de “maestro”, cuando todo un pueblo hacía suya una obra de arte para  representar los sentimientos más profundos de la colectividad hacia la divinidad. Fuera un Cristo, una Virgen o una representación bíblica.  Dado que la esencia del arte es el lenguaje del Espíritu, cuando una obra de arte hacía sentir y vibrar a una colectividad en torno a la divinidad, se tornaba en una “obra maestra”.

Laura Armenta de mejía, pintora de la costa oaxaqueña, mixteca

Pero también el arte refleja el sentir místico y espiritual por la vida. La Cultura Popular es la expresión del sentimiento de un pueblo, plasmada en la música, la danza, sus tradiciones y costumbres. De modo que cuando un pintor sabe captar el sentimiento y la expresión de un pueblo y le regresa en colores, texturas y formas esas “emociones”, el artista toma el lugar que le corresponde en su comunidad. Quizás sus obras no se exhiban en museos o galerías, ni estén cotizadas en el “mercado del arte”. Pero en cambio están en el corazón de un pueblo que encuentra en ellas un punto de contacto con la energía espiritual creadora.


Laura Armenta de mejía, pintora de la costa oaxaqueña, sierra

Este es el caso de la maestra Laura Armenta, reconocida pintora de la “Costa Chica oaxaqueña”, quien en la Catedral de Puerto Escondido y varios templos de la región, tiene obra muy querida por los creyentes.

Laura Armenta de mejía, pintora de la costa oaxaqueña, chilena

Mujer casi autodidacta, que se sobrepuso a los perjuicios que sobre la educación de la mujer se estilaba en su natal “San Juan Bautista, Lo de Soto, Jamiltepec”, pequeño pueblo de la Costa Chica. Venciendo el mito que la mujer no debía de educarse y manteniendo su pasión por el arte, logra irse a estudiar al D.F. y tomar algunos cursos de arte y estudiar “Corte y confección” en la Academia Singer.

Laura Armenta de mejía, pintora de la costa oaxaqueña, diablos

Actualmente Laura Armenta vive en Puerto Escondido con su esposo don Isidro Mejía, con quien ha procreado 3 hijos y es su principal impulsor y entusiasta promotor. Forman una pareja muy bien consolidada. Laura llegó a tener una importante casa de modas en Chalco, estado de México, por lo que relegó la pintura a segundo plano. En la tercera etapa de su vida, habiendo cumplido como madre y esposa, es cuando retoma con fuerza y vigor el placer de pintar. Desde su estudio frente al mar, pasa las horas enteras entregada a la tarea de crear y dejar testimonio de su existencia.

Laura Armenta de mejía, pintora de la costa oaxaqueña, mixteca

“Para mí, pintar es una de las actividades fundamentales de la vida. Yo necesito pintar, si no lo hago me enfermo. Ahí es donde encuentro mi pasión, así soy feliz. Cuando fui niña en mi tierra me di cuenta que a mí me gustaba dibujar, pero en esos tiempos y menos por acá, se estilaba que las mujeres estudiaran. Con muchos sacrificios convencimos a mis padres y abuelo para que me dejaran ir al D.F. a estudiar costura. Yo quería estudiar y a los quince años empecé a coser y me fui a México a estudiar costura por cuatro años.


Laura Armenta de mejía, pintora de la costa oaxaqueña, valles centrales

Un día me decidí a pintar como siempre había yo querido. Mi esposo me llevó a tomar un curso con el maestro Miguel Ángel Duarte en el D.F. Más adelante tomé otro curso en la Academia Goya y me di cuenta que la pintura era mi vida y que lo traía en la sangre. Me sentí feliz y tomé la decisión que nunca la dejaría.

 

Laura Armenta de mejía, pintora de la costa oaxaqueña, sierra

Desde el principio a mi me gustó pintar en óleo y especialmente me gusta el retrato. A mí me gustaba la pintura “de antes”, de Murillo, de Rembrant, de Goya. Veía las reproducciones en libros y calendarios, sentía que esa era mi vocación. Un día fui a la Galería Dr. Atl y les pedí la oportunidad de exponer y cuál sería mi sorpresa que me dieron la oportunidad. Esa fue mi primera exposición.

Laura Armenta de mejía, pintora de la costa oaxaqueña, autoretrato

Me gusta pintar la Cultura Popular de mi estado. Me gustó el colorido que nuestra gente le da a la ropa, al arte popular, a la comida, a la música y hasta a los bailes. El oaxaqueño es un pueblo que vive entre colores. Pintar nuestra cultura me llena y siento muy bonito cuando veo que la gente se emociona al ver los cuadros y me dicen que le siga. Me gusta pintar las siete Regiones, pues en cada región existen muchos trajes. También quiero pintar las costumbres y tradiciones.

Laura Armenta de mejía, pintora de la costa oaxaqueña

Maestra Laura Armenta de Mejía.

Calle del Morro s/n Playa de Zicatela.

Puerto Escondido, Oaxaca. C.P. 71980

Tel.  (954) 5821091

No olvides decir que lo viste en AquiOaxaca.com

Visit lbetting.co.uk how to sing-up at ladbrokes

chocolate la soledad

oro de montealban