Valles Centrales Mas Leidos

EL SEÑOR DE LAS PEÑITAS

EL SEÑOR DE LAS PEÑITAS

EL SEÑOR DE LAS PEÑITAS

Cada Quinto Viernes de Cuaresma se celebra en las afueras de la comunidad de Reyes, Etla, una tradición centenaria que tiene sus orígenes en los tiempos ancestrales de los Viejos Abuelos.

Leer Más

LA CALENDA OAXAQUEÑA

LA CALENDA OAXAQUEÑA

 

En los más de siete milenios en que se desarrolló la civilización “propia-nuestra”  del Anáhuac, las fiestas fueron el instrumento social que permitía el potenciar y expandir la energía espiritual que generan los grupos humanos en este tipo de actividades.

Leer Más

MERCADO DE ARTESANÍAS

MERCADO DE ARTESANÍAS

Desde la llegada de los europeos todas las manifestaciones de las culturas indígenas, fueron menospreciadas, negadas y exterminadas. De este modo la milenaria religión se convirtió en idolatrías paganas, la medicina en brujería, la historia en mitos de origen y leyendas, el idioma en dialecto y el arte en artesanía, un arte menor.  

Leer Más

TERCERA FIESTA DEL MAÍZ EN TEOTITLÁN DEL VALLE

TERCERA FIESTA DEL MAÍZ EN TEOTITLÁN DEL VALLE

TERCERA FIESTA DEL MAÍZ EN TEOTITLÁN DEL VALLE

La civilización del Anáhuac es una sola, por más diversas culturas que posea. En efecto, los zapotecos, mayas, mixtecos, purépechas, chatinos, forman parte de una misma civilización. Como los dedos de una mano, son diferentes uno de otro, pero, todos están integrados a una mano.

Leer Más

La Noche de Rábanos

La Noche de Rábanos

 

Entre el rosario de fiestas y tradiciones con que cuenta la Ciudad de Oaxaca, una de las más características es la famosa Noche de Rábanos, tradición que tiene más de un siglo de estar viva en el corazón de los oaxaqueños y que forma parte de las Fiestas Decembrinas. 

Leer Más

MUJERES DE LUZ Y FUEGO


Escrito por Guillermo el .

Las fiestas oaxaqueñas se llenan de luz y color cuando las “Chinas” bailan sobre su cabeza las canastas de flores y fuegos de artificio.

Tradición antiquísima China, la de los fuegos de artificio y que nuestra gente se la “apropió” cuando los europeos la trajeron a las tierras del Anáhuac. La tradición la hicimos “propia-nuestra” y ahora forma una parte muy importante de nuestra cultura popular.

Además de mucho valor, las mujeres necesitan fuerza y apoyo familiar para hacer ese “gasto” y contribuir a darle lustre a las fiestas patronales.

Los hombres siempre están al lado de la mujer. Sea preparando las canastas, ayudándolas a subírselas a la cabeza, encendiendo la mecha y bailando al lado de ellas en medio de una cascada de luces.

Son momentos sublimes donde la magia se apodera de toda la comunidad. En comunión, tanto los que queman y bailan las canastas, como los que observan, se convierten en “cómplices” del hechizo y la magia de las luces de artificio, que atávicamente nos unen a los humanos en torno al fuego.

En casi todas las culturas del mundo existe un sometimiento de la mujer al hombre. Sin embargo, para las culturas indígenas y campesinas, existe un mito colonizador sobre este perverso exceso.

Un atento observador sabrá que existe mayor solidaridad y participación a nivel de iguales entre el hombre y la mujer en la vida cotidiana de las comunidades, sea la producción, la reproducción o la gozación, que en la cultura dominante. La fiesta es un vivo ejemplo de lo anterior.

Visit lbetting.co.uk how to sing-up at ladbrokes

chocolate la soledad

oro de montealban