AUTOPISTA A OAXACA

Imprimir
PDF
semi-chimal_079.jpg

Históricamente el estado de Oaxaca se ha encontrado asilado de lo que hoy forma la República Mexicana, debido a que se encuentra en la "cintura de la nación", en la que "se estrechan" la Sierra Madre Occidental y la Sierra Madre del Sur, haciendo de Oaxaca el estado más montañoso de la nación.

semi-chimal_085.jpg
semi-chimal_087.jpg

Por esta razón, los caminos siempre han sido difíciles de construir y de transitar. De esta manera, El Valle de Oaxaca, esta rodeado de "un mar de montañas. Que la han protegido de la Colonia y de la "modernización" depredadora.

 

semi-chimal_086.jpg 

semi-chimal_107.jpg

Anteriormente era muy difícil, largo y peligroso el viaje por carretera a Oaxaca. Fuera por la vía de Tehuacán o Huajuapan, eran muchas horas, el camino angosto y en muchas ocasiones con deslaves e interrupciones.

 

semi-chimal_126.jpg

 

semi-chimal_188.jpg

Sin embargo, la nueva autopista que entronca con la autopista Puebla-Veracruz, permite hacer el viaje en auto en cuatro horas y en autobús en seis. En una autopista segura y con espléndidas vistas y paisajes impresionantes.

semi-chimal_149.jpg

 

semi-chimal_170.jpg

De Oaxaca se llega a Nochixtlán, de ahí a Tehuacán, para entroncar más adelante con la autopista Puebla-Veracruz. En la Terminal de Autobuses de Pasajeros de Oriente (TAPO) se encuentra siempre y a casi toda hora, un transporte a Oaxaca.

semi-chimal_192.jpg

 

semi-chimal_190.jpg

Fue muy difícil la construcción de esta vía, tanto por la misma orografía, como por la rapidez con la que tuvo que ser construida. Y hasta la fecha, las montañas no perdonan la violación de su espacio sagrado, lo que implica una permanente tarea de mantenimiento.

semi-chimal_129.jpg

 

semi-chimal_211.jpg

A pesar de cruzar por una de las zonas más montañosas de la nación, en la autopista se puede mantener una buena velocidad promedio, salvo en el tramo que limita con el estado de Puebla, en dónde los barrancos son impresionantes, lo que requiere tener mucha atención.

 

semi-chimal_219.jpg

 

semi-chimal_220.jpg

Serpenteando por la cañada que divide a Oaxaca de Puebla, las montañas surgen como seres poderosos que proyectan orgullosas sus fuerzas telúricas hacia la radiante atmosfera. Porque la luz es un factor muy importante en la mixteca. En pocos lugares de México la luz es tan diáfana y brillante, como en este rincón árido de Oaxaca.

semi-chimal_177.jpg

 

semi-chimal_222.jpg

En efecto, las montañas de la mixteca alta son extraordinariamente secas. Los geólogos afirman que hace millones de años, estas altas montañas, fueron un lecho marino. Lo cual se comprueba fácilmente en muchas formaciones rocosas, que además de estar erosionadas por el mar, la tierra es totalmente calina, de colores claros hasta llegar al mismo blanco.

semi-chimal_223.jpg

 

semi-chimal_279.jpg

Viajar a Oaxaca por carretera, es como hacer un viaje al corazón mismo de nuestro espíritu. Algo tienen estas poderosas montañas, que los Viejos Abuelos construyeron espléndidos recintos de elevados conocimientos, como son Monte Albán, Mitla o Tilantongo. Y con esa misma fuerza espiritual, los dominicos pudieron erguir las majestuosas joyas de la mixteca colonial, como son Yanhuitlán, Coixtlahuaca y Teposcolula.

 

semi-chimal_280.jpg

 

semi-chimal_292.jpg

Los seres humanos somos los hijos de la Tierra. La fuerza y la tozudez de los pueblos mixtecos se fue esculpiendo milenio tras milenio, en la aridez de esta tierra. De modo que la cultura mixteca aprendió desde hace muchos siglos a sobrevivir en la más grande adversidad. Y como fruto florecido de esta condición, el mixteco es un artista, y para testimonio de esta afirmación nos han legado sus primorosos códices y su cerámica policroma, única en el Anáhuac.

semi-chimal_399.jpg

 

semi-chimal_403.jpg

Los seres humanos somos los hijos de la Tierra. La fuerza y la tozudez de los pueblos mixtecos se fue esculpiendo milenio tras milenio, en la aridez de esta tierra. De modo que la cultura mixteca aprendió desde hace muchos siglos a sobrevivir en la más grande adversidad. Y como fruto florecido de esta condición, el mixteco es un artista, y para testimonio de esta afirmación nos han legado sus primorosos códices y su cerámica policroma, única en el Anáhuac.

semi-chimal_406.jpg

 

semi-chimal_408.jpg

A lo largo de la autopista, usted podrá encontrar instalaciones sanitarias, limpias y en buenas condiciones. Así como tiendas en las que podrá abastecerse de líquidos, viandas y golosinas, para hacer más cómodo su viaje.

semi-chimal_417.jpg

 

semi-chimal_448.jpg

A menos de una hora antes de llegar a Oaxaca, se encuentra Nochixtlán. En ese cruce de caminos se puede uno desviar por la carretera federal para Yanhuitlán, Tlaxiaco y Huajuapan.

 semi-chimal_456.jpg

 

 semi-chimal_460.jpg

 

Al pasar Nochixtlán, la autopista empieza a tomar altura para cruzar las montañas que rodean los Valles de Oaxaca. Los pinos se apoderan del paisaje y la autopista cruza suevamente entre las montañas a través de grandes puentes y montañas devastas para permitir el paso de los vehículos.  

 

semi-chimal_462.jpg

 

semi-chimal_477.jpg

"OAXACA ES LA RESERVA ESPRITUAL DE MÉXICO", gracias a estas enormes y majestuosas montañas, las dieciséis culturas que viven en esta parte del país, han podido preservar sus principios, valores, costumbres y forma de ver y entender el mundo y la vida. Mucho tiene que ver estas montañas con la diversidad étnica y la fortaleza cultural de los pueblos de Oaxaca.  

 

semi-chimal_463.jpg

 

semi-chimal_483.jpg

Los pueblos oaxaqueños milenariamente han sabido convivir armoniosamente con la naturaleza. Durante los siete mil quinientos años de desarrollo propio de los pueblos indígenas, desde que inventaron la agricultura y el maíz, hasta la llegada de los invasores, jamás se depredaron los bosques. La tala devastadora se sufrió en el siglo XX a manos del gobierno federal y los extranjeros.

semi-chimal_498.jpg

 

semi-chimal_499.jpg

La sensibilidad y la creatividad de los pueblos indígenas oaxaqueños se expresa a través de su "arte popular", que es una búsqueda por mejorar sus precarias condiciones de vida material. Casi para llegar a Oaxaca, usted podrá ver sobre la carretera el trabajo y la esperanza de aquellos que se resisten a dejar un mundo que poco a poco "la nada se lo está acabando".

 

semi-chimal_506.jpg

 

semi-chimal_512.jpg

La última caseta de cobro nos señala que estamos por ingresar a los Valles de Oaxaca. De Huitzo a la Ciudad de Oaxaca, la autopista se hace de cuatro carriles y empieza uno a bajar suavemente de las montañas al valle. A lo lejos se percibe las imponentes montañas de San Felipe del Agua, montañas protectores de la telúrica ciudad  de Huaxyacac, fundada por el tlatuani mexica Axayácatl en 1486 d.C.  

 

semi-chimal_521.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

semi-chimal_539.jpg

El término del viaje se ve coronado por un anuncio que le da la bienvenida al viajero que visita "La Verde Antequera". La autopista entronca con la carretera federal que es de cuatro carriles de la ciudad hasta la Villa de Etla. Le recomendamos hacer el viaje a Oaxaca por tierra, sea en auto o en autobús, pues es un recorrido cómodo, seguro y con hermosos paisajes.