SAN PEDRO Y SAN PABLO TEPOSCOLULA


Escrito por Guillermo el .

Este lugar es muy famoso por su templo y exconvento dominico, sin embargo, Teposcolula en sí mismo, es un pueblo muy hermoso, con una arquitectura tradicional que ha sido conservada. En lengua náhuatl Teposcolula significa “Lugar de fierro retorcido”, de “tepuxtlin” cobre o metal, “cololli” cosa torcida. En mixteco se llama Yucundá, que quiere decir “cerro derecho”.

Cuenta con un bellísimo Palacio Municipal en el cual se ve un escudo nacional con el águila de frente y la fecha de 1929. Cuenta con un reloj municipal y ha sido totalmente restaurado. Sus calles se encuentran empedradas y la dan ese aire nostálgico y tradicional de la cultura mexicana.

Esta región fue muy rica y centro comercial en la mixteca al igual que Coixtlahuaca. En la época de la colonia los españoles explotaron la región aprovechando la infraestructura cultural, agrícola y comercial de los mixtecos. Existía la costumbre de hacer grandes mercados o tianguis, se cambió el cultivo del maíz por el del trigo, que en este clima prosperó rápidamente y se dio el cultivo intensivo de la grana cochinilla, que dejó a la corona y a los encomenderos grandes riquezas.

La vida y el tiempo fluyen de manera lenta en Teposcolula. La luz invade todos los espacios y la quietud se expande hasta el cenit. El sol cae vertical y deja al descubierto un cielo claro y transparente, de un azul profundo como el mar. Los vecinos observan a los transeúntes desde los visillos. Aparentemente todo está tranquilo y sin embargo, los ojos están atentos a cualquier movimiento extraño en el pueblo.