Acerca de...

YOLANDA FIGUEROA VALLE

Escrito por Guillermo Marin el .

 

NACE EN LA CIUDAD DE MÉXICO EL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1966.
 
 
EN 1988 INGRESA A LA UNIVERSIDAD SIMÓN BOLIVAR DONDE REALIZA ESTUDIOS TRUNCOS DE DISEÑO GRÁFICO. EN 1991 INGRESA A LA ESCUELA DE PINTURA, ESCULTURA Y GRABADO “LA ESMERALDA” INBA. EN NOVIEMBRE DE 1992 SE TRASLADA A LA CIUDAD DE SAN MIGUEL DE ALLENDE, GTO. A CONTINUAR SUS ESTUDIOS EN LOS TALLERES DEL CENTRO CULTURAL “EL NIGROMANTE”INBA. EN 1944 VIAJA A LA CIUDAD DE CUERNAVACA, MOR. DONDE CONTINÚA SUS ESTUDIOS DE GRABADO EN EL “INSTITUTO REGIONAL DE BELLAS ARTES DE CUERNAVACA”. EN LA CIUDAD DE MÉXICO CONTINÚA ACTUALMENTE PREPARÁNDOSE EN DIBUJO Y PINTURA EN DIFERENTES TALLERES INDEPENDIENTES.
 
 

Imágenes y colores de Oaxaca.

Escrito por Guillermo Marin el .

 
 
LIBRO

Federico Flores

Escrito por Guillermo Marin el .

ALFARERA DE SAN BARTOLO COYOTEPEC OAXACA, BRUÑENDO UNA PIEZA, OLEO 100 x 80 CM. $ 15, 000.00

En más de un cuarto de siglo de trabajar, con y para los artistas de Oaxaca, he tenido la posibilidad de conocer a muchos pintores oaxaqueños. La sombra de los colosos como Tamayo, Toledo y Morales, ha hecho que algunos pierdan el camino y se precipiten en las peligrosas trampas que el “mercado” le tiende al ego del artista.  Cuando uno conoce a artistas tan sencillos y transparentes como Federico Flores, entiende que el artista antes que nada trabaja su “obra maestra” en su vida y en su persona.

Abelardo López Moreno

Escrito por Guillermo Marin el .

Un día que el Maestro Roberto Donís estaba visitando el Museo de Arte Contemporáneo de Washington con sus alumnos del Taller de Artes Plásticas Rufino Tamayo. Después de recorrer varias salas se acercó conmovido al grupo Abelardo, que momentáneamente se había separado, y le dijo a su maestro con voz suave y conmovida… “!lo toqué!”.

Luis Valencia Mendoza

Escrito por Guillermo Marin el .

El arte es el lenguaje del Espíritu. Cuando un ser humano toca lo más íntimo de él y penetra en los espacios de lo divino y lo sagrado de su existencia; crea vínculos y puentes con el universo. El artista no es más que un humilde instrumento del Espíritu y en consecuencia, cuanto más apegado está a sus raíces, es más auténtico, como ser humano y como artista.

EL ESPÍRITU DEL AMATE DE CECILIO SÁNCHEZ

Escrito por Guillermo Marin el .

El amate es uno de los papeles más antiguos del planeta y una aportación más de la milenaria cultura del CEM ANAHUAC al mundo. La invención del papel revela un mundo muy avanzado, los códices fueron los "libros" de nuestros Viejos Abuelos en donde se guardaba toda su sabiduría. Sin embargo, los pocos códices que actualmente se conservan se encuentran fuera de nuestro país y por desgracia en su mayoría fueron elaborados en el período Postclásico y pertenecen a la última etapa de la milenaria civilización del Anáhuac.

 

 

TITACUENTACUENTOS

Escrito por Guillermo Marin el .

La palabra es mágica y contiene en la vibración su propia energía. Los mexicanos, desde tiempos inmemoriales, somos una cultura oral por excelencia. Los códices del México antiguo no fueron libros como los de Europa. Los Viejos Abuelos los usaban como recursos nemotécnicos para acordarse de las milenarias historias de poder, que tenían la capacidad de transformar la vida de las personas. El mito y la mística fluyen a través de la palabra. Las palabras verdaderas que salen de un rostro propio y de un corazón florecido arriban como semillas en los fértiles corazones del devoto escucha.

 

PECHUGA EN SALSA DE FLOR DE CALABAZA

Escrito por Guillermo el .

La cocina mexicana es una de las más conocidas en el mundo entero, pero dentro de ese maravilloso universo de sabores, colores, texturas y formas, la cocina oaxaqueña ocupa un lugar muy especial. En efecto, miles de años de tradición culinaria indígena, sazonados los últimos cinco siglos con los sabores y productos de culturas tan diferentes provenientes de Europa, África y Asia, han creado gracias a la sensibilidad y creatividad de la cultura oaxaqueña, platos que están “para chuparse los dedos”, como una pechuga en salsa de calabaza, que en esta ocasión la señora María Victoria Zárate Ricardez, cocineras con más de 20 años de experiencia en el famoso Restaurante Catedral, le compartirá a usted su receta.

 

“Mi nombre es María Victoria Zárate y soy de Istmo de Tehuantepec, de un pueblo muy bonito que se llama “El Coyul”. Tengo 23 años que salí de mi pueblo en busca de trabajo y como tenía unos tíos por parte de mi mamá, pues me vine cuando tenía 14 años a trabajar a un restaurante. Después me pasé a trabajar al Restaurante "Catedral" y aquí llevo 20 años trabajando muy a gusto, pero no se puede olvidar la tierra.

A mi me gusta cocinar de corazón, me siento tranquila y contenta cuando cocino. Yo pienso que la gente que viene a comer es por que le gusta nuestro sazón y me gusta que la gente salga contenta y que haya comido bien. A mi la cocina me ha enseñado mucho, aquí es como la vida y gracias a mi trabajo he podido salir adelante. Tengo dos hijos, uno tiene 19 y el otro 23, el grande está trabajando de cocinero en Washington. Ser cocinera es toda una profesión.

Los ingredientes para hacer una “Pechuga en salsa de calabaza” son: Una pechuga de pollo deshuesada. Arroz blanco, Flor de calabaza, 15 flores para una pechuga. Un cuarto de una cebolla. Dos dientes de ajo. Tres chiles poblanos, epazote y crema.

Todo esto se fríe con mantequilla y ya que esta frita, se muele en la licuadora. Se vacía y luego se sazona, para después agregarle la crema natural y con esa salsa se baña la pechuga.

La pechuga se sazona con sal pimienta y se pone a la plancha, cuidando que la carne quede bien cocida. El fuego debe estar bajo para que el calor penetre hasta adentro de la carne. Después se pone en un plato y de guarnición se le pone arroz blanco. En 20 minutos se prepara el plato.

El arroz primero se lava con agua caliente y se escurre y luego se lava con agua fría y se vuelve a escurrir. Después se fríe en el aceite, que no quede muy dorado, sino transparente, para que el arroz quede blanco. Se le pone un poquito de agua, apio y sal.”

Cuando la salsa está preparada, se vierte sobre la pechuga asada. Se le pone la flor de calabaza con el queso fresco oaxaqueño y finalmente la guarnición de arroz.”  Después es sólo disfrutarla hasta chuparse los dedos.

LOS BUÑUELOS OAXAQUEÑOS

Escrito por Guillermo el .

Cada pueblo tiene un puñado de “mujeres de conocimiento” de la cocina oaxaqueña. Mujeres que a lo largo de toda una vida de “servicio” en los “compromisos”; sean estos: cumpleaños, bautizos, primeras comuniones, quince años, bodas y sepelios. Dado que las familias que tienen “el compromiso” recurrirán a estas sabias y generosas mujeres que dirigirán la cocina con un racimo de mujeres aprendices. El sazón y los secretos son compartidos y la enseñanza va de una generación a otra. Este es el caso de “Doña Chepa” de San Jerónimo Yahuiche, Atzompa, Oaxaca

CARLOMAGNO

Escrito por Guillermo Marin el .

 

En los primeros años de la década de los años ochentas trabajaba en La Casa de la Cultura Oaxaqueña y un día me pidieron del INBA un artista joven con talento para recibir una beca para ir a realizar un curso de artes plásticas a Argentina.

 

UN CAFÉ EN LOS PORTALES DE OAXACA

Escrito por Guillermo Marin el .

clip_image0022.jpg

Vivir en Oaxaca es un deleite y un desafío cotidiano.  Deleite en cuanto que la calidad de vida que ofrece, tal vez sea una de las más altas del mundo. Desafío en cuanto que el espíritu tiene que vivir de puntitas , pues al menor descuido la magia se pierde.


En efecto, la ciudad de Oaxaca tiene una energía que envuelve sigilosamente a todo aquel que arriba a la Verde Antequera. Dentro de los muchos deleites que tiene esta maravillosa ciudad, tomarse un café en los portales, es para el que escribe, un acto de lujuria silenciosa o del disfrute de gratas compañías.             

 


Visit lbetting.co.uk how to sing-up at ladbrokes

chocolate la soledad

oro de montealban