Valles Centrales Mas Leidos

Presa Matías Romero de Huitzo

Presa Matías Romero de Huitzo

Presa Matías Romero de Huitzo

Los Viejos Abuelos usaron como símbolo de la vida al agua. Es falso que “adoraran al agua” y que tuvieran un “Dios del agua”. Es tanto como si afirmar que los católicos de Oaxaca “adoran” a las palomas, porque en la parte superior de la Catedral se esculpió una paloma. Sabemos que “la paloma es un símbolo” del Espíritu Santo.

Leer Más

MONTE ALBAN: La Montaña del Tigre

MONTE ALBAN: La Montaña del Tigre

En el centro geográfico de una de las civilizaciones más antiguas del mundo, nace deslumbrante la majestuosa Montaña Sagrada de Monte Alban.

Leer Más

Santiaguito

Santiaguito

Los Valles de Oaxaca ofrecen una pléyada de pequeñas poblaciones que guardan un primigenio encanto.

Leer Más

Tumba Zapoteca de Huijazoo, Suchilquitongo

Tumba Zapoteca de Huijazoo, Suchilquitongo

Los Viejos Abuelos en el período Clásico o del esplendor, generalmente no construían pirámides para fines mortuorios. Hasta ahora la única pirámide descubierta hecha ex profeso como una tumba es la del Señor de Pacal en Palenque, Chiapas. Las tumbas que tenemos son del período Postclásico y fueron construidas en las ruinas abandonadas del período Clásico, como es el caso de la famosa Tumba 7 de Monte Alban.

 

Leer Más

EXCONVENTO DE SANTIAGO APOSTOL EN CUILAPAM

EXCONVENTO DE SANTIAGO APOSTOL EN CUILAPAM

 

Los Dominicos fueron una de las órdenes religiosas que llegaron a Oaxaca. Primero construyeron el convento San Pablo y antes de que fuera terminado un fuerte sismo lo dejó inservible y tuvieron que mudarse al convento de Santo Domingo de Guzmán que todavía no terminaban. Estando en este convento, otro sismo los hizo ir a refugiarse al convento de Cuilapam que todavía está en construcción debido a los daños que recibió Santo Domingo. Cuando se hicieron las reparaciones al convento de Santo Domingo, los frailes regresaron a habitar de nuevo el convento de Santo Domingo.

Leer Más

Edificios Públicos

TEATRO MACEDONIO ALCALÁ

Escrito por Guillermo el .

El gusto que tiene el pueblo oaxaqueño por el arte es ancestral, pero especialmente por la música y las artes escénicas. Este edificio fue durante el siglo XX el símbolo de las manifestaciones artísticas. Ha tenido una vida muy azarosa, pero a final de cuentas es una de las joyas de la arquitectura del siglo pasado. En él se han presentado los artistas más importantes que han venido a Oaxaca y gracias a su excelente construcción, pues la visibilidad y la acústica están perfectamente equilibrados, pese a que ya perdió sus "cajas de agua" que tendía bajo el foro para aumentar la resonancia.

Este espléndido edificio fue construido por suscripción popular, lo que nos indica que no fue en sus inicios, una obra de gobierno, sino la expresión de lo que hoy se ha dado por llamar "la sociedad civil". Para la dimensión de la obra y su costo, esto representó un gran desafío y una conciencia social por alentar las manifestaciones artísticas y culturales. Se inició la construcción en 1903 y se finalizó en 1909, con el apoyo del gobierno del estado, pues se acabaron los fondos de la sociedad que lo inició. Tiene un cupo para 1200 personas cómodamente sentadas, divididos en las siguientes áreas: luneta, platea, palcos primeros, palcos segundos y galería.

Su estilo es afrancesado en forma de herradura y es una joya de la arquitectura neoclásica mexicana, orgullo del pueblo de Oaxaca y muy apreciado por los visitantes, quien tiene la oportunidad de pasar a su interior.

  La vida de este teatro ha tenido altibajos, como casi todos los teatros construidos en la misma época y llamados "del centenario", pues fueron construidos al inicio del siglo XX, cuando el presidente Porfirio Díaz preparaba las fiestas para la celebración de la Independencia.

Este teatro llegó a ser el recinto más importante de la vida artística, social y cultural de Oaxaca durante muchas décadas. Sin embargo, llegó a su decadencia, siendo usado como cine popular, lo que lo deterioró severamente su interior, especialmente el decorado que tenia un gran trabajo artístico, que por fortuna ha sido rescatado.

Por fortuna el teatro no sufrió daños irreparables o cambios estructurales y en la década de los años setentas fue restaurado. Esta restauración costó el equivalente a un kilómetro de carretera. En aquella memorable ceremonia de reinauguración el Presidente de la República hizo énfasis en su discurso de reinauguración donde aludió que Oaxaca, podía esperar muchos años más sin un kilómetro de carretera, pero que seria imperdonable perder el teatro. Esto es verdad, la inversión más "democrática" en la Ciudad de Oaxaca es la restauración de sus edificios y monumentos, pues son la razón en gran medida de la corriente turística y de ella, todos en Oaxaca se benefician.

Actualmente sigue en restauración, especialmente de los plafones que amenazan con caerse debido a que la estructura que los sostiene es de madera y esta apolillada. Esto requiere de un trabajo muy especializado y por ende muy costoso. Sin embargo, la estructura del edificio esta en excelentes condiciones, lo que augura una larga vida a este bellísimo edificio.

El teatro tiene una bellísima entrada en una esquina y un vestíbulo con escaleras de mármol blanco y un sequicito decorado de la época. En su interior se podrá observar el telón con alegorías griegas sobre la gloria, un busto del general porfirista Luis Mier y Terán, nombre que recibió para su inauguración en 1909 el teatro.

El teatro contó en un principio con un casino, centro recreativo de la sociedad oaxaqueña, muy en boga en aquellos tiempo. Actualmente alberga las oficinas del Instituto Oaxaqueño de las Culturas, la Galería Miguel Cabrera y la Galería Nancy Canseco.

Visit lbetting.co.uk how to sing-up at ladbrokes

chocolate la soledad

oro de montealban