Valles Centrales Mas Leidos

MUSEO DEL FERROCARRIL

MUSEO DEL FERROCARRIL

Sin lugar a dudas, el mejor regalo que le otorgó el General Porfirio Díaz Mori a su estado natal, fue el ferrocarril, que le permitió, no sólo a la ciudad de Oaxaca, sino también a  los Valles Centrales y posteriormente el istmo de Tehuantepec, incorporarse al desarrollo económico de la nación. Hasta antes de ponerse en operación el ferrocarril, el viaje de Oaxaca al Distrito Federal implicaba un peligroso, costoso y extenuante viaje de catorce días en diligencia tirada por caballos. Con el Ferrocarril se redujo a tan sólo catorce horas.

Leer Más

MUSEO A BENITO JUÁREZ EN EL PALACIO NACIONAL

MUSEO A BENITO JUÁREZ EN EL PALACIO NACIONAL

MUSEO A BENITO JUÁREZ EN EL PALACIO NACIONAL

El más ilustre de todos los oaxaqueños, héroe de la nación, Benemérito de las Américas y uno de los más grandes estadistas del mundo en el Siglo XIX, indiscutiblemente ha sido Don Benito Juárez García. La nación mexicana le tributa un homenaje al más grande Presidente de nuestra historia y por ello ha dedicado EL RECINTO HOMENAJE A DON BENITO JUÁREZ EN EL PALACIO NACIONAL.

Leer Más

GRUPO MENA

GRUPO MENA

En los siete mil quinientos años de desarrollo humano en lo que hoy conforma nuestro país, es decir, desde que se inventó la agricultura en el sexto mileno a.C., hasta la llegada de los españoles, la mujer y el hombre siempre han formado una unidad a partir de dos opuestos complementarios.

En efecto, nuestra civilización tiene a la mujer y al hombre en situación de igualdad. La figura religiosa más importante después de la divinidad suprema se llamaba Ometeotl o dualidad divina, de donde se desprendía, Ometecihuatl y Ometecutli, de la dualidad la parte femenina y la parte masculina. Lo mismo era en la organización social. Del Tlatócan o consejo supremo, se desprendían dos autoridades que gobernaban el imperio como un hombre y una mujer gobiernan su hogar. El primero se llamaba Cihuacótal que significa “mujer serpiente” y era el encargado de la administración, y el otro era el Tlatuani, que se dedicaba a organizar.

Leer Más

MAYORDOMÍA DE SAN JERÓNIMO YAHUICHE

MAYORDOMÍA DE SAN JERÓNIMO YAHUICHE

La civilización del Anáhuac, desde la más remota génesis se desarrolló en base al comunitarismo. Para los herederos directos de esta milenaria forma de entender el mundo y la vida, la comunidad esta sobre la individualidad. Los intereses del pueblo están por encima de los intereses de los individuos. La propiedad comunal sobre la propiedad privada. El interés colectivo sobre el interés privado.

Leer Más

Santiaguito

Santiaguito

Los Valles de Oaxaca ofrecen una pléyada de pequeñas poblaciones que guardan un primigenio encanto.

Leer Más

Museo Comunitario de Teotitlán del Valle


Escrito por Guillermo el .

 

 El Valle Sagrado de Tlacolula posee una riqueza cultural extraordinaria. Existen muchas comunidades ancestrales, que poseen una riqueza espiritual en sus formas de interpretar el mundo y la vida. Pero dentro de todas ellas, Teotitlán, ocupa un lugar muy especial. Comunidad con una añeja tradición que se remonta a los lejanos tiempos de los Viejos Abuelos zapotecos.

En efecto, a los pies de uno de los cerros sagrados de este valle, que la tradición dice que en él, Quetzalcóatl trasmitía su enseñanza a todos los pueblos del valle. Cada año, el tres de mayo, todo el pueblo sube a compartir con su cerro tutelar, su guardián, la fiesta de la vida.

Teotitlán, como todos los pueblos indígenas se rigen por el Sistema de Cargos, forma de organización que se desarrolló en el Anáhuac, probablemente mil quinientos años antes de la era Cristiana. Esta antiquísima sabiduría de organización comunitaria, es la estructura que les ha permitido a las comunidades indígenas y campesinas, sobrevivir al abandono y a la exclusión que se les ha sometido desde 1521.

La organización comunitaria permite a través de “los comités” organizar a los ciudadanos, para que “sirvan” a su pueblo. Desde niños en la comunidad se enseña, que el valor supremo y la más alta distinción, es servir con eficiencia a la comunidad, y que es más importante el bien comunitario, que el derecho individual. En Teotitlán del Valle se organizó un comité para crear el Museo Comunitario y la gente trabaja en él, sin recibir ningún pago. Es aquí donde radica la sabiduría y la riqueza espiritual, el legado de nuestra antigua civilización, que sigue viva y vigente.

Los museos comunitarios es una inmensa tarea que a lo largo de muchos años, nuestros admirados amigos, Tere y Cuauhtémoc Camarena, desde el INAH han venido haciendo. Esta excelente labor, ya trascendió a Oaxaca y por fortuna, la experiencia ha inspirado en el país y en el extranjero.

El fortalecimiento de la memoria histórica, la revalorización de los elementos culturales y la preservación del Patrimonio Cultural, tangible e intangible, a través del museo, cobra una dinámica muy positiva. La gente de la comunidad, no solo participa con su trabajo y dando información, sino que el acervo del museo se compone de donaciones hechas por los mismos habitantes de la comunidad. De esta manera se revalora y socializa el Patrimonio Cultural.

Fotografías, cerámica de los Viejos Abuelos, textiles y utensilios para la fabricación de los tapetes, que son una antigua tradición que identifica a Teotitlán entre los pueblos de los Valles de Oaxaca. Todo sale de las casas y va a parar al museo comunitario. La gente se siente muy orgulosa de este logro comunitario. Y periódicamente se renueva el comité del museo y nueva gente lega a servir.

De este modo, le invitamos, a que cuando viste Teotitlán del Valle, no deje de visitar el Museo Comunitario, que está abajo del atrio del templo y a un lado de los puestos que venden los famosos trabajos en lana. Podrá apreciar verdaderas joyas que la comunidad ha venido resguardando, con mucho celo, a través de muchos siglos y que hoy, generosamente la ofrecen para el deleite de todos los visitantes.

En el museo podrá usted conocer las ancestrales técnicas en el tinte, cardado de la lana y tejido de los tapetes de Teotitlán del Valle. Se exponen viejos telares de cintura. Es interesante conocer a viejos telares, así como ruecas y telares través de fichas muy bien documentadas, los diversos materiales con los que los zapotecos de este milenario lugar, tiñen la lana y ayer el algodón, milenario lugar pues es seguro que este pueblo debió ser, desde tiempos milenarios grandes tejedores en algodón y con la invasión europea, cambiaron al trabajo en lana. No se pierda esta maravilosa experiencia de la cultura comunitaria..

Visit lbetting.co.uk how to sing-up at ladbrokes

chocolate la soledad

oro de montealban