Valles Centrales Mas Leidos

ATZOMPA LA NUEVA ZONA ARQUEOLÓGICA

ATZOMPA LA NUEVA ZONA ARQUEOLÓGICA

ATZOMPA LA NUEVA ZONA ARQUEOLÓGICA

Los Valles de Oaxaca son la reserva espiritual del México, porque en lo más profundo de sus adentros tectónicos palpita el corazón florecido de nuestros Viejos Abuelos, aquellos que dedicaron sus vidas, generación tras generación, en buscar la trascendencia espiritual de la existencia.

Leer Más

San Andrés Zautla

San Andrés Zautla

San Andrés Zautla

Los Valles de Oaxaca tienen una gran diversidad cultural, étnica, lingüística en todas las variantes de las lenguas mixteco y zapoteco, así como en su diversidad botánica.

Pero especialmente el Valle de Etla, desde tiempos ancestrales ha sido bendecido por la naturaleza.

En efecto, es una región que ha tenido agua y con ello todas las formas de vida.

Leer Más

EL TEMPLO Y EXCONVENTO DE ETLA

EL TEMPLO Y EXCONVENTO DE ETLA

Oaxaca es una de las "casas antiguas" de nuestra civilización. Después de la zona Olmeca ubicada entre los estados de Veracruz y Tabasco, Oaxaca será el polo de desarrollo más antiguo y sí bien, Teotihuacan fue el centro generador de la Toltecáyotl, Monte Alban inició su construcción medio milenio de años antes.

Leer Más

VILLA DÍAZ ORDAZ

VILLA DÍAZ ORDAZ

VILLA DÍAZ ORDAZ

Palacio Municipal Díaz Ordaz, Oaxaca. 

Los Valles Centrales en el estado de Oaxaca se integran a través de grandes espacios de “tierra plana” rodeados de un mar de montañas. En efecto, el estado de Oaxaca es cruzado por las dos grandes cadenas montañosas que posee la nación, La Sierra Madre Oriental y la Sierra Madre Occidental.

 

Leer Más

YAGUL

YAGUL

  Después de Monte Alban, tal vez sea Yagul la zona arqueológica con mayor energía. Especialmente por las tardes, Yagul es refractario de la luz que inunda al Valle de Tlacolula. Yagul en la lengua zapoteca significa, "cerro o árbol viejo". Este lugar posee una energía y personalidad muy especiales. Sin tener las dimensiones de Monte Alban, ni contar con la magnificencia de Mitla; Yagul posee una energía que parece brotar de las entrañas del mismo cerro, expandiéndose luminosa y armónica con el valle. Del lugar emana, especialmente al atardecer, una fuerza serena que nos conduce a la paz interna, a la reflexión interior, al equilibrio.

Leer Más

Mercados y Tianguis en los Valles Centrales de Oaxaca

Mercado de Día de Muertos en Tlacolula

Escrito por Guillermo Marin el .

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Mercado

Los anahuacas (que no mexicanos, dado que no todos descendemos de los mexicas) tenemos una de las tradiciones más antiguas de la humanidad. En efecto, la “Fiesta de Día de Muertos” probablemente tiene más de cinco mil años de llevarse a cabo años tras año.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Comparsa

Pocos países en el mundo se pueden dar el gusto de decir que poseen una tradición tan antigua y que se ha mantenido durante más de 50 siglos. La tradición tiene FONDO y FORMA. 

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Anciana cargando flores

La Forma puede cambiar en el tiempo y en el espacio. Es decir, no es lo mismo la fiesta en el Anáhuac en el periodo Clásico (200 a.C. a 850 d.C.), que en el periodo colonial o en nuestros días. Y en el espacio, no es lo mismo la fiesta en Oaxaca que en Michoacán o Yucatán. La Forma cambia en el tiempo y en el espacio.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Atrio de Tlacolula

El Fondo no cambia, es imperecedero y trascendente. Es decir, el fondo de las tradiciones –que es de carácter ESPIRITUAL-, no cambia. Su esencia se mantiene y es justamente ésta esencia de carácter espiritual, que hace que las tradiciones se mantengan.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Cacao

Las personas, las familias y los pueblos necesitan desarrollar actividades que mantengan y refuercen, el potencial espiritual del mundo y la vida. Porque, “no solo de pan vive el ser humano”. La materia y su mundo es solo un “espejismo”, tan solo un instrumento del Espíritu, de modo que la Fiesta de Día de Muertos cumple su valiosa función.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Candeleros de lamina

El “meta objetivo” de la vida es trascender el plano material y penetrar en el inconmensurable universo del ESPÍRITU. La vida es solo la oportunidad de trabajar el plano material para potenciar el plano espiritual.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Anciana compra flores

De modo que el ESPÍRITU  es lo que le da razón y sentido a la vida. Porque al morir dejamos absolutamente toda la materia y su mundo, para pasar a un plano más elevado, puro y etéreo, que es la dimensión espiritual.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Hombre comales frutas

Esta sabiduría es milenaria y los pueblos más antiguos del mundo fundamentaban su desarrollo material en la trascendencia espiritual. Por eso podemos entender, por ejemplo, las pirámides de Egipto o las del Anáhuac (México).

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Hombres y mujer canastos

La vida material es solo un sueño, un pequeño “pasaje” para llegar al destino siguiente que es el mundo espiritual. Una persona, una familia o un pueblo que no ha evolucionado en su conciencia de SER, solo ven el plano material y en él fincan su efímera existencia.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Insenciaros

Por el contrario, cuando se han superado el limitado e inmediato “plano material”, se trabaja en lo “trascendente” y la vida y el mundo toman otra dimensión. La vida material cobra sentido cuando es solo un medio para desarrollar el potencial espiritual.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Jicamas, flores, mujer

Esta gran verdad era la base y fundamento de la antigua civilización del Anáhuac, de la que hoy formamos parte los mal llamados mexicanos, aunque no nos demos cuenta. Y ésta es la verdadera razón por la cual, tradiciones milenarias como la del 3 de mayo, 1 y 2 de noviembre y 12 de diciembre singuen vivas en lo más profundo de nuestra Nación anahuaca.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Mujer alimentando niño

En Oaxaca, que es “LA RESERVA ESPIRITUAL DE ANÁHUAC”, la Fiesta de Día de Muertos comienza en el mercado. En efecto, unos días antes de la celebración los mercados cobran vigor, color y emoción. 

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, matrimonio anciano calle

El mercado o tiangüis de día de muertos es muy especial. No solo por los productos que ese día se ofertan para los altares y las cocinas, sino porque toda la población asiste con una devoción inexplicable, para una mente colonizada. Este "mercado" es parte de un rito sagrado y ancestral.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, mujer bulto cabeza hijo

El Mercado es el lugar del encuentro comunitario. Es un espacio de “comunión”. La gente de tradición hace un gran esfuerzo en su limitada economía para “cumplir con sus difuntos”.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, mujer canastos pollo

Cumplir es creer. Creer, es tener la certeza que no todo termina en el plano material, y justamente de ahí viene la fuerza para resistir las penurias y las estrecheces de un mundo colonizado desde hace cinco siglos, en el que los herederos directos del Anáhuac han sido y son los explotados.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, mujer con comal

Desposeídos de su ancestral mudo material, sometidos a la encomienda, el repartimiento, la hacienda y el salario mínimo, los anahuacas han intuitivamente encontrado refugio y fuerza en el mundo del Espíritu, donde el colonizador solo encuentra “superchería e ignorancia”.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, viejita vendiendo

Mantener la Fiesta de Día de Muertos es “recordar” de dónde venimos, y es cuando pensamos en nuestros difuntos, los que nos antecedieron.  

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, vendedoras

Mantener la Fiesta de Día de Muertos es “pensar” que el año pasado estuvo con nosotros en la fiesta “fulano” y hoy, hoy ya no está. De modo que la Fiesta nos recuerda que mañana no tenemos la seguridad de estar y que todos moriremos indefectiblemente. Que la vida es muy corta y que todos tenemos una misión.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, vendedora poleo

Mantener la Fiesta de Día de Muertos es pensar que sí los difuntos vienen a nuestra casa a saborear las delicias del mundo material, nosotros tarde o temprano, nos reuniremos con ellos. De modo que sí ellos “vienen”, nosotros “iremos”. Lo que implica la certeza de “una vida posterior”.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, vendedora joven

Los mercados y tianguis del Anáhuac son un espacio impenetrable de nuestra ancestral identidad, de lo más íntimo y “propio-nuestro”. Hoy los anahuacas somos un pueblo mestizo –como todos los del mundo-, no existen “las purezas culturales”. Pero la estructura fundamental de lo que hoy somos indiscutiblemente está en la Civilización del Anáhuac y en la Toltecáyotl.  

No olvides decir que lo viste en AquiOaxaca.com

Visit lbetting.co.uk how to sing-up at ladbrokes

chocolate la soledad

oro de montealban