Valles Centrales Mas Leidos

SANTA MARÍA EL TULE

SANTA MARÍA EL TULE

500

Entre todos los atractivos de Oaxaca, indiscutiblemente que el maravilloso árbol del Tule es uno de los preferidos de propios y extraños. Existe un vínculo no racional, entre este increíble "ser vivo" y aquellas personas que tienen desarrollada su sensibilidad. Admirar a un ser vivo tan longevo, frente a nuestra pequeñez física y nuestra fugaz temporalidad, hace que se estremezca el corazón.

Leer Más

San Martín Tilcajete

San Martín Tilcajete

Por la carretera que va de la ciudad de Oaxaca hacia Ocotlán, se encuentra este pequeño poblado que tiene fama de ser cuna de artistas, pues aquí es una de las comunidades donde se hacen las tallas en madera de Copal y pintadas a mano llamadas "alebrijes".

Leer Más

HEMEROTECA PÚBLICA NÉSTOR SÁNCHEZ

HEMEROTECA PÚBLICA NÉSTOR SÁNCHEZ

HEMEROTECA PÚBLICA NÉSTOR SÁNCHEZ

Todos los días se escribe la historia en los diarios de una ciudad. Oaxaca tienen una antigua y productiva vida periodística, desde que llegó la imprenta a la ciudad en los tiempos de la Colonia, se han publicado muchos diarios y se ha convertido en “cantera” de periodistas de talla nacional.

Leer Más

MUSEO DE LA SOLEDAD

MUSEO DE LA SOLEDAD

MUSEO DE LA SOLEDAD

Este pequeño museo cuenta en su acervo, los regalos que ha recibido “la patrona de Oaxaca”. En efecto, la Virgen de la Soledad es profundamente reverenciada y querida en la ciudad. Es por ello, que a lo largo del tiempo, ha recibido los más extraños, curiosos y bellos obsequios de sus devotos. En sus reducidas instalaciones, que las conforma unas piezas anexas al templo, al lado de la sacristía.
 

Leer Más

Presa Matías Romero de Huitzo

Presa Matías Romero de Huitzo

Presa Matías Romero de Huitzo

Los Viejos Abuelos usaron como símbolo de la vida al agua. Es falso que “adoraran al agua” y que tuvieran un “Dios del agua”. Es tanto como si afirmar que los católicos de Oaxaca “adoran” a las palomas, porque en la parte superior de la Catedral se esculpió una paloma. Sabemos que “la paloma es un símbolo” del Espíritu Santo.

Leer Más

Mercados y Tianguis en los Valles Centrales de Oaxaca

Mercado de Día de Muertos en Tlacolula


Escrito por Guillermo Marin el .

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Mercado

Los anahuacas (que no mexicanos, dado que no todos descendemos de los mexicas) tenemos una de las tradiciones más antiguas de la humanidad. En efecto, la “Fiesta de Día de Muertos” probablemente tiene más de cinco mil años de llevarse a cabo años tras año.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Comparsa

Pocos países en el mundo se pueden dar el gusto de decir que poseen una tradición tan antigua y que se ha mantenido durante más de 50 siglos. La tradición tiene FONDO y FORMA. 

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Anciana cargando flores

La Forma puede cambiar en el tiempo y en el espacio. Es decir, no es lo mismo la fiesta en el Anáhuac en el periodo Clásico (200 a.C. a 850 d.C.), que en el periodo colonial o en nuestros días. Y en el espacio, no es lo mismo la fiesta en Oaxaca que en Michoacán o Yucatán. La Forma cambia en el tiempo y en el espacio.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Atrio de Tlacolula

El Fondo no cambia, es imperecedero y trascendente. Es decir, el fondo de las tradiciones –que es de carácter ESPIRITUAL-, no cambia. Su esencia se mantiene y es justamente ésta esencia de carácter espiritual, que hace que las tradiciones se mantengan.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Cacao

Las personas, las familias y los pueblos necesitan desarrollar actividades que mantengan y refuercen, el potencial espiritual del mundo y la vida. Porque, “no solo de pan vive el ser humano”. La materia y su mundo es solo un “espejismo”, tan solo un instrumento del Espíritu, de modo que la Fiesta de Día de Muertos cumple su valiosa función.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Candeleros de lamina

El “meta objetivo” de la vida es trascender el plano material y penetrar en el inconmensurable universo del ESPÍRITU. La vida es solo la oportunidad de trabajar el plano material para potenciar el plano espiritual.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Anciana compra flores

De modo que el ESPÍRITU  es lo que le da razón y sentido a la vida. Porque al morir dejamos absolutamente toda la materia y su mundo, para pasar a un plano más elevado, puro y etéreo, que es la dimensión espiritual.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Hombre comales frutas

Esta sabiduría es milenaria y los pueblos más antiguos del mundo fundamentaban su desarrollo material en la trascendencia espiritual. Por eso podemos entender, por ejemplo, las pirámides de Egipto o las del Anáhuac (México).

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Hombres y mujer canastos

La vida material es solo un sueño, un pequeño “pasaje” para llegar al destino siguiente que es el mundo espiritual. Una persona, una familia o un pueblo que no ha evolucionado en su conciencia de SER, solo ven el plano material y en él fincan su efímera existencia.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Insenciaros

Por el contrario, cuando se han superado el limitado e inmediato “plano material”, se trabaja en lo “trascendente” y la vida y el mundo toman otra dimensión. La vida material cobra sentido cuando es solo un medio para desarrollar el potencial espiritual.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Jicamas, flores, mujer

Esta gran verdad era la base y fundamento de la antigua civilización del Anáhuac, de la que hoy formamos parte los mal llamados mexicanos, aunque no nos demos cuenta. Y ésta es la verdadera razón por la cual, tradiciones milenarias como la del 3 de mayo, 1 y 2 de noviembre y 12 de diciembre singuen vivas en lo más profundo de nuestra Nación anahuaca.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, Mujer alimentando niño

En Oaxaca, que es “LA RESERVA ESPIRITUAL DE ANÁHUAC”, la Fiesta de Día de Muertos comienza en el mercado. En efecto, unos días antes de la celebración los mercados cobran vigor, color y emoción. 

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, matrimonio anciano calle

El mercado o tiangüis de día de muertos es muy especial. No solo por los productos que ese día se ofertan para los altares y las cocinas, sino porque toda la población asiste con una devoción inexplicable, para una mente colonizada. Este "mercado" es parte de un rito sagrado y ancestral.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, mujer bulto cabeza hijo

El Mercado es el lugar del encuentro comunitario. Es un espacio de “comunión”. La gente de tradición hace un gran esfuerzo en su limitada economía para “cumplir con sus difuntos”.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, mujer canastos pollo

Cumplir es creer. Creer, es tener la certeza que no todo termina en el plano material, y justamente de ahí viene la fuerza para resistir las penurias y las estrecheces de un mundo colonizado desde hace cinco siglos, en el que los herederos directos del Anáhuac han sido y son los explotados.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, mujer con comal

Desposeídos de su ancestral mudo material, sometidos a la encomienda, el repartimiento, la hacienda y el salario mínimo, los anahuacas han intuitivamente encontrado refugio y fuerza en el mundo del Espíritu, donde el colonizador solo encuentra “superchería e ignorancia”.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, viejita vendiendo

Mantener la Fiesta de Día de Muertos es “recordar” de dónde venimos, y es cuando pensamos en nuestros difuntos, los que nos antecedieron.  

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, vendedoras

Mantener la Fiesta de Día de Muertos es “pensar” que el año pasado estuvo con nosotros en la fiesta “fulano” y hoy, hoy ya no está. De modo que la Fiesta nos recuerda que mañana no tenemos la seguridad de estar y que todos moriremos indefectiblemente. Que la vida es muy corta y que todos tenemos una misión.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, vendedora poleo

Mantener la Fiesta de Día de Muertos es pensar que sí los difuntos vienen a nuestra casa a saborear las delicias del mundo material, nosotros tarde o temprano, nos reuniremos con ellos. De modo que sí ellos “vienen”, nosotros “iremos”. Lo que implica la certeza de “una vida posterior”.

Mercado del dia de muertos en Tlacolula, vendedora joven

Los mercados y tianguis del Anáhuac son un espacio impenetrable de nuestra ancestral identidad, de lo más íntimo y “propio-nuestro”. Hoy los anahuacas somos un pueblo mestizo –como todos los del mundo-, no existen “las purezas culturales”. Pero la estructura fundamental de lo que hoy somos indiscutiblemente está en la Civilización del Anáhuac y en la Toltecáyotl.  

No olvides decir que lo viste en AquiOaxaca.com

Visit lbetting.co.uk how to sing-up at ladbrokes

chocolate la soledad

oro de montealban