Valles Centrales Mas Leidos

JORGE MEJÍA TORRES

JORGE MEJÍA TORRES

El Maestro Mejía es de aquellos músicos que están hechos con antigua y “noble madera”. Ha dedicado su vida profesional a formar músicos desde niños y en esa tarea ha construido, “contra cielo y marea, contra sirios y troyanos”, con el apoyo y sin el apoyo de los “burócratas de la cultura oficial en turno”, una importante institución para la música en Oaxaca. La generosidad y la franqueza pueden ser sus cualidades, sin embargo la pasión por la educación musical, ha hecho que Jorge en momentos se olvide de sí mismo. Con gente como él, es que se construyen las instituciones de cultura en nuestro país.  

Leer Más

Sala Oaxaca Museo Nacional de Antropología e Historia

Sala Oaxaca Museo Nacional de Antropología e Historia

aquioaxaca ha decidido incluir en la sección de Museos, algunas piezas de las culturas oaxaqueñas que se encuentran en el Museo Nacional de Antropología e Historia, en la Sala Oaxaca, como un homenaje a la sensibilidad y creatividad de los pueblos ancestrales de lo que hoy forma el estado de Oaxaca, y que un día estas maravillosas piezas de arte salieron de lo profundo de sus entrañas.

Leer Más

TEMPLO DE LA SANGRE DE CRISTO

TEMPLO DE LA SANGRE DE CRISTO

  En el espléndido paseo que constituye el recorrer la calle peatonal Macedonio Alcalá, que inicia en la calle de Independencia a un costado del edifico del antiguo Instituto de Ciencias y Artes del Estado, hoy Facultad de Derecho de la UABJO y que termina en el costado Oriente del exconvento del Carmen Alto, se encuentra un pequeño templo, que desde sus inicios a pesar de estar en el centro de la ciudad, no fue parte de un convento.  

Leer Más

Templo y Exconvento de Santo Domingo de Guzmán en Ocotlán

Templo y Exconvento de Santo Domingo de Guzmán en Ocotlán

Pocos restauraciones han sido tan beneficiadas por la sensibilidad artística y el compromiso social, como el Templo y Exconvento de Santo Domingo de Guzmán en Ocotlán.

Coyotepec en lengua náhuatl significa "cerro de coyotes" y desde tiempos inmemoriales se dedica a confeccionar piezas de barro de carácter utilitario y que se requerían en la vida cotidiana. Los famosos "cántaros" que se usaron durante milenios para transportar y almacenar el agua para beber, los cántaros para el mezcal y otro tipo de piezas con las que surtía Coyotepec a los pueblos de los Valles Centrales.

Leer Más

LA CATEDRAL DE OAXACA.

LA CATEDRAL DE OAXACA.

 

En el centro palpitante del corazón de la Ciudad de Oaxaca, se encuentra su espléndida catedral. Como un inmenso iceberg de cantera verde emerge de las telúricas entrañas de esta tierra, como anclando el potencial espiritual de los oaxaqueños a esta tierra magnética y uniéndola al mismo tiempo con el alto cielo azul, en el que siempre se recorta el follaje verde de los frondosos árboles de la Alameda del General Antonio de León

Leer Más

TERCERA FIESTA DEL MAÍZ EN TEOTITLÁN DEL VALLE


Escrito por Guillermo el .

La civilización del Anáhuac es una sola, por más diversas culturas que posea. En efecto, los zapotecos, mayas, mixtecos, purépechas, chatinos, forman parte de una misma civilización. Como los dedos de una mano, son diferentes uno de otro, pero, todos están integrados a una mano.

 

 

 

Los colonizadores, desde 1521, siempre han visto a los pueblos originarios, como un “archipiélago de culturas diferentes”, y no como son, “un solo continente cultural”. Una de las más antiguas civilizaciones de la humanidad. Mucho más antigua que la europea.

Así, Oaxaca es la reserva espiritual de México, en tanto es depositaria de la riqueza cultural y espiritual de 17 de las 62 culturas originarias del Anáhuac, que han sobrevivido al genocidio y han sabido mantener una cultura de resistencia frente a la colonización.

Dentro de las culturas oaxaqueñas, los zapotecos se han caracterizado por esta férrea defensa. Y dentro de las tres variantes zapotecas (Valles Centrales, Sierra Norte e Istmo de Tehuantepec), la comunidad de Teotitlán del Valle es un bastión de fuerza y resistencia cultural anahuaca.

En efecto, no solo por vivir en un lugar muy especial, a los pies de una montaña emblemática en la cosmovisión zapoteca y poseer una sensibilidad y creatividad que a traspasado las fronteras de Oaxaca y el país, gracias a sus trabajos artísticos en los textiles de lana y a la tenaz defensa de sus tradiciones y costumbres ancestrales.

Sino, por poseer una milenaria tradición de fortaleza espiritual que se expresa en el mantenimiento de sus tradiciones, fiestas, usos y costumbres, que hacen de los zapotecos de esta comunidad, un referente de dignidad y orgullo de su noble linaje.

Fieles a esta tradición el pasado 13 de diciembre, organizaron su Tercera Fiesta del Maíz, con el apoyo de la comunidad, sus autoridades y algunas instituciones y organizaciones como: Gobierno del Estado, SINERGIA A.C., Biblioteca Pablo Picasso, Bali y La Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, Delegación Oax.

En el atrio del templo se realizaron diferentes actividades los días 13 y 14 de diciembre, como el día 13: el desfile del maíz por las principales calles de la población, Expo-venta de alimentos a base del maíz, reconocimiento a los participantes de la convocatoria mitos y leyendas de la comunidad, la presentación de bailes folklóricos, exhibición de las leyendas.  

Para el día 14 de diciembre se llevó a cabo: Una misa, la bendición del maíz, la inauguración por parte de las autoridades municipales, de nuevo la expo-venta de alimentos de maíz, conferencias sobre el maíz por distinguidos especialistas, proyección de un documental sobre el maíz, presentación de una obra de teatro por el grupo “Ladú” y la participación del grupo folklórico de la comunidad “Xi guiee”.

El tema fue los siete mil años de cultura e historia del maíz nativo de los Valles de Oaxaca. Una necesaria revaloración de esta importante aportación de la civilización del Anáhuac al mundo. En efecto, al igual que el chocolate, la vainilla, el aguacate, el jitomate, el chicle, entre muchas otras aportaciones culturales y alimenticias al mundo, que los pueblos y culturas originarias han creado y que está poco valorado y menos reconocido.

Los pueblos de lo que hoy es el país llamado México, son los hijos de los hijos, de una de las civilizaciones más antiguas y con origen autónomo. El Anáhuac a dado mucho al mundo y poco se le reconoce y valora. El colonizador nos ha enseñado a desconocernos y a despreciarnos. Pero la grandeza de estas culturas sigue viva, presente y vigente, y como dirían los manifestantes, “se ve y se siente…el Anáhuac está presente”… en Teotitlán del Valle, Oaxaca.

 

 

Visit lbetting.co.uk how to sing-up at ladbrokes

chocolate la soledad

oro de montealban