Valles Centrales Mas Leidos

YAGUL

YAGUL

  Después de Monte Alban, tal vez sea Yagul la zona arqueológica con mayor energía. Especialmente por las tardes, Yagul es refractario de la luz que inunda al Valle de Tlacolula. Yagul en la lengua zapoteca significa, "cerro o árbol viejo". Este lugar posee una energía y personalidad muy especiales. Sin tener las dimensiones de Monte Alban, ni contar con la magnificencia de Mitla; Yagul posee una energía que parece brotar de las entrañas del mismo cerro, expandiéndose luminosa y armónica con el valle. Del lugar emana, especialmente al atardecer, una fuerza serena que nos conduce a la paz interna, a la reflexión interior, al equilibrio.

Leer Más

TEMPLO Y EXCONVENTO DE LOS SIETE PRINCIPES

TEMPLO Y EXCONVENTO DE LOS SIETE PRINCIPES

Esta importante construcción data de principios del Siglo XVIII y se terminó de construir en 1781. Fue creada para recibir a doncellas indígenas bajo la Orden de San Francisco, pues debemos de recordar que el Sistema de Castas era muy estricto y no permitía que los indígenas se mezclaran con los españoles o criollos .

Leer Más

EXCONVENTO DE SANTA CATALINA DE SIENA

EXCONVENTO DE SANTA CATALINA DE SIENA

Debido a las fuerzas telúricas, la mayoría de los edificios eclesiásticos han sufrido destrucciones parciales o totales, reconstrucciones o abandonos temporales, pero el tesón con que los oaxaqueños reconstruyen y readaptan sus edificios es tan fuerte, como las mismas fuerzas de la naturaleza. Tal vez si los oaxaqueños no tuvieran esa obstinación, la Ciudad de Oaxaca, hace muchos años que no existiría

Leer Más

MUSEO DE LOS PINTORES OAXAQUEÑOS

MUSEO DE LOS PINTORES OAXAQUEÑOS

MUSEO DE LOS PINTORES OAXAQUEÑOS

El Estado de Oaxaca es...

“La Reserva espiritual de México”.

Desde épocas ancestrales los Valles de Oaxaca han sido el encuentro de los pueblos del Anáhuac. Paso obligado del altiplano al istmo, en el que se encontraron las manifestaciones culturales de la cultura náhuatl y la cultura maya, con el auspicio de las milenarias culturas zapoteca y mixteca.

De esta manera hoy tenemos testimonios de esta riqueza cultural en Monte Alban y Mitla, por citar solo dos centros de conocimiento de los muchos que existen en los valles. Es por esta herencia que los oaxaqueños son artistas innatos, especialmente en la plástica han dejado huella, como son los códices mixtecos y los murales de la Tumba de Huijazó.  La Ciudad de Oaxaca tiene vocación de museos y el Museo de los Pintores Oaxaqueños se suma al Patrimonio Cultural de Oaxaca.

Leer Más

EL VALLE SAGRADO DE TLACOLULA

EL VALLE SAGRADO DE TLACOLULA

El Valle de Tlacolula es una "casa antigua" de la humanidad en la Tierra. Se supone que el hombre prehistórico habitó este valle en virtud de que existían condiciones muy favorables, como fueron las cuevas que se encuentran cerca de Yagul y los expertos dicen que en el centro del valle existía un lago.

Leer Más

  • Museo Comunitario de Teotitlán del Valle

    Leer Más

  • La Montaña Sagrada del Jaguar. Daany Beédxe

    La Montaña Sagrada del Jaguar. Daany Beédxe

    Leer Más

  • Presa Matías Romero de Huitzo

    Presa Matías Romero de Huitzo

    Leer Más

  • Semana Santa en Teotitlán del Valle

    Semana Santa en Teotitlán del Valle

    Leer Más

  • Tumba Zapoteca de Huijazoo, Suchilquitongo

    Leer Más

MAYORDOMÍA DE SAN JERÓNIMO YAHUICHE


Escrito por Guillermo el .

La civilización del Anáhuac, desde la más remota génesis se desarrolló en base al comunitarismo. Para los herederos directos de esta milenaria forma de entender el mundo y la vida, la comunidad esta sobre la individualidad. Los intereses del pueblo están por encima de los intereses de los individuos. La propiedad comunal sobre la propiedad privada. El interés colectivo sobre el interés privado.

De esta manera, “servir al pueblo” es la honra más alta de un “ciudadano”. En la cultura dominante se educa a la gente a “servirse” de la comunidad. En las culturas indígenas y campesinas es todo lo contrario. Y a pesar de la contaminación y la penetración cultural, estos valores lograr sobrevivir en el siglo XXI.

La Mayordomía es parte del “Sistema de Cargos” y es toda una institución que nos viene de nuestro más remoto pasado y que se “adaptó” a las formas de la cultura dominante en los primeros tres siglos de la colonización.

Cuando una familia acepta tener el altísimo cargo de llevar durante todo un año la Mayordomía, no solo implica un inmenso gasto en las fiestas patronales, sino una responsabilidad total del templo y el santo patrón a lo largo de un año. Desde mantener limpio y con flores, hasta vigilar su buen desempeño para la comunidad, pues casi la mayoría de los templos en Oaxaca, están en manos de la comunidad.

La Mayordomía la comparten no solo el hombre y la mujer, quienes “son los mayordomos”; sino es compartida en todos los sentidos con los parientes y amigos. En segundo lugar, por todo el pueblo que tendrá que apoyar a los mayordomos para que “saquen el compromiso”.

Este tipo de fiestas no podrían existir sin una antiquísima institución de la civilización del Anáhuac que es la Guelaguetza. En efecto, la solidaridad que las personas, las familias y los pueblos van creando, es todo un verdadero compromiso que se respeta escrupulosamente.

Los parientes, amigos y vecinos apoyarán a los mayordomos con “su Guelaguetza”. Ayuda solidaria que consiste en comida, bebida, música, mano de obra y hasta dinero. El “compromiso” de llevar la fiesta a cabo, en la que comerán y beberán casi todo el pueblo, no lo puede asumir una familia sola.

Los mayordomos reciben apoyos de “las madrinas y padrinos”, a través  de “Las Chinas oaxaqueñas”, banda de música, bebidas, animales para la matanza, granos, leña y un sinnúmero de requerimientos para realizar eficientemente “el compromiso”. Todo mundo debe apoyar a los mayordomos a favor de la fiesta que es de todos.

Las mujeres y los hombres empiezan a trabajar con meses de antelación. La organización social en torno a una mayordomía es formidable y efectiva. Maravillosa herencia de nuestros Viejos Abuelos.

Los hombres realizan la matanza y preparan las carnes, sean de res, puerco o aves. Las mujeres preparan afanosamente los moles, frijoles, arroz y especialmente las tortillas. Verdadero ejercito de manos diestras en transformar la masa en exquisitas tortillas.

En la mañana llega la chirimía y el tambor para darle las mañanitas al Santo que esta depositado en la casa del mayordomo. La gente se encuentra trabajando desde las 4 de la mañana. Se desayuna y se prepara la comida para todo el pueblo.

A medio día las madrinas encabezan la misa en honor del Santo Patrón y con la banda y los cuetes se dirigen a la casa de los mayordomos. La comida se anuncia con cohetones y la música estará presente hasta muy tarde, cuando se inicie el baile.

Las madrinas que cargaron sus canastas de flores y fuegos de artificios, tirarán sus dulces a la concurrencia, especialmente a los niños que como aves de presa atrapan los dulces.

Y se iniciará la comida amenizada por la banda de música. Posteriormente vendrá el baile hasta muy tarde.

Generalmente los invitados del círculo más íntimo, llegarán al otro día a “curársela”, almorzar y a ayudar a limpiar la casa.

Las mayordomías cumplen una función muy importante en la comunidad. El medio es la fiesta, el fin es el fortalecimiento de los valores espirituales y sociales de la comunidad.

Estas fiestas reafirman valores y principios de carácter social, familiar, de amistad y compadrazgo, así como mantienen las tradiciones y costumbres en las que se sustenta la Identidad Cultural de los pueblos.

Visit lbetting.co.uk how to sing-up at ladbrokes

chocolate la soledad

oro de montealban