Luis Valencia Mendoza

Escrito por Guillermo Marin el .

El arte es el lenguaje del Espíritu. Cuando un ser humano toca lo más íntimo de él y penetra en los espacios de lo divino y lo sagrado de su existencia; crea vínculos y puentes con el universo. El artista no es más que un humilde instrumento del Espíritu y en consecuencia, cuanto más apegado está a sus raíces, es más auténtico, como ser humano y como artista.

Este es el caso de Luis Valencia, que desde su más tierna infancia hasta el día de hoy, sigue siendo un ser humano apegado a la naturaleza, a su familia y a las tradiciones y costumbres de su pueblo, San Antonino Castillo Velasco, muy cerca de Ocotlán.

"Yo comencé como a los ocho años a trabajar la cerámica en el campo. Trabajaba con mi papá sembrando flores y legumbres; y cuando estaba echando el cántaro dentro del pozo, al sacarlo sacaba pedacitos de barro. Así que con ese barro empezaba a hacer toritos, chivos y burritos. Pero nunca pensé que ese sería mi trabajo. Después conocí al maestro José Antonio García y ahí empecé a ver que el hacía unas figuras muy grandes de dos metros. Así fue como me nació el amor por esta tradición.

El maestro me dijo…-¿quieres aprender?-, y le dije que si. El maestro me dio barro y lo primero que hice fue una cara grande. Después hice una sirena, fue cuando el maestro me dijo – el punto del barro, para hacer una pieza, es que no esté ni muy blandito ni muy duro-. El fue quien me dio muchos consejos sobre el barro. Después como a los cuatro meses yo podía hacer una pieza grande igual a las del maestro. Entonces mi maestro me dijo que yo había aprendido muy rápido, que sus sobrinos que habían nacido en el barro, no hacían las piezas que yo ya estaba haciendo. Me dijo que si yo le echaba

ganas, ya no tendría que ir al campo a trabajar y que trabajaríamos juntos y nos repartiríamos las ganancias. Así comencé hacer maceteros y figuras de ornato. Después conocí al maestro Rodolfo Morales y él me dijo que mi trabajo era muy interesante, pero si tú aprendes a pintar tu trabajo será más bonito. Me dijo el maestro Morales, ¿tú nunca has ido a las galerías?, - y yo le contesté,- ¿Qué es una galería? Luego me dijo, -¿has ido a los museos?- por Lo que le dije, no se que son los museos. ¿Pero has visto libros de arte? Nuevamente me preguntó. Entonces yo le dije que solo había estudiado hasta el segundo año de primaria. El maestro entonces me dijo, en voz baja y con una sonrisa, -pues entonces ve a la casa, ahí te prestaré libros de arte para que veas otras formas del arte y te des cuenta que lo que tu haces en barro, lo puedes hacer también en cuadros.

Mi inspiración es el campo, la vida que yo viví de niño, mis recuerdos y todas las historias, cuentos y leyendas que hay en mi pueblo. Pero especialmente la vida del campesino. Un tiempo también hice el erotismo y cuando el maestro Morales me traía personalidades invitadas, gente de Francia, Estados Unidos, del D.F. o Monterrey, eso era lo que se llevaban de volada, les causaba admiración.

En mi niñez, veía yo las mariposas y a los pájaros, y mi abuelo me hablaba de los ángeles, de Dios. Y para mi, en mi imaginación, eran como una mariposa, un pájaro. Al cerrar los ojos, yo ya no veía al pájaro,,, yo veía a un personaje, con sus alitas.

Me pinto siempre en mi obra como un personaje. Casi siempre como el personaje central, porque yo voy a perecer un día, pero me voy a quedar para siempre en mi obra. Quiero que me recuerden como era yo en mi manera de vivir.

Yo soy medio ceramista, medio músico, medio campesino,…y lo cabrón ya se me quitó.

Yo quisiera dejarles a mis hijos "algo", no me refiero al dinero. Dejarles un ejemplo, darles una forma de vida. Me gustaría dejarle a mi pueblo mi casa con mucha obra terminada. Me gustaría devolverle a la vida un poco de todo lo que me ha dado.

Mi obra se ha expuesto en varias ciudades de Estados Unidos, como en Filadelfia, Nueva York, San Luis Misuri. En Europa en Francfort, Alemania, en Roma, Italia, en Londres, Inglaterra. En Japón en Nagoya y en Australia. Y por supuesto en algunas galerías y museos de México y Oaxaca.

Mi casa está en Macedonio Alcalá No. 8 en San Antonino Castillo Velasco, Ocotlán, Oaxaca. C.P. 71520 Mi correo electrónico es: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

No olvides decir que lo viste en AquiOaxaca.com

Visit lbetting.co.uk how to sing-up at ladbrokes

chocolate la soledad

oro de montealban