Valles Centrales Mas Leidos

EXCONVENTO DE SANTA CATALINA DE SIENA

EXCONVENTO DE SANTA CATALINA DE SIENA

Debido a las fuerzas telúricas, la mayoría de los edificios eclesiásticos han sufrido destrucciones parciales o totales, reconstrucciones o abandonos temporales, pero el tesón con que los oaxaqueños reconstruyen y readaptan sus edificios es tan fuerte, como las mismas fuerzas de la naturaleza. Tal vez si los oaxaqueños no tuvieran esa obstinación, la Ciudad de Oaxaca, hace muchos años que no existiría

Leer Más

TERCERA FIESTA DEL MAÍZ EN TEOTITLÁN DEL VALLE

TERCERA FIESTA DEL MAÍZ EN TEOTITLÁN DEL VALLE

TERCERA FIESTA DEL MAÍZ EN TEOTITLÁN DEL VALLE

La civilización del Anáhuac es una sola, por más diversas culturas que posea. En efecto, los zapotecos, mayas, mixtecos, purépechas, chatinos, forman parte de una misma civilización. Como los dedos de una mano, son diferentes uno de otro, pero, todos están integrados a una mano.

Leer Más

TEMPLO Y EXCONVENTO DEL CARMEN ALTO

TEMPLO Y EXCONVENTO DEL CARMEN ALTO

altar

Cuando llegaron los españoles a Huaxyacac se encontraron en este sitio, un templo mexica consagrado a Centeotl la deidad del maíz. Recuérdese que esta ciudad fue fundada por los aztecas en el año de 1486 y que en el Cerro del Fortín construyeron una guarnición militar, pero en las faldas se asentó un pequeño poblado mexica, en el que Vivian los familiares de los soldados.

Leer Más

LA FERIA DEL TEJATE San Andrés Huayápam

LA FERIA DEL TEJATE San Andrés Huayápam

LA FERIA DEL TEJATE San Andrés Huayápam

La civilización del Anáhuac es una de las seis más antiguas y con origen autónomo del planeta. Junto con Egipto, Mesopotamia, China, India y la Zona Andina, el Anáhuac ahora llamado México, forma parte de este selecto grupo de pueblos que han desarrollado los conocimientos fundamentales del mundo en que hoy vivimos casi doscientos países.

Leer Más

MUSEO DE LA FILATELIA

MUSEO DE LA FILATELIA

MUSEO DE LA FILATELIA

El Museo de Filatelia, primero en su género en México, abre con gran entusiasmo sus puertas con el propósito de permitir el acercamiento del público, en especial niños y jóvenes, a uno de los pasa tiempos más difundidos en el planeta y considerado por sus características como un arte-ciencia.

Leer Más

EXCONVENTO DE SANTIAGO APOSTOL EN CUILAPAM


Escrito por Guillermo el .

 

Los Dominicos fueron una de las órdenes religiosas que llegaron a Oaxaca. Primero construyeron el convento San Pablo y antes de que fuera terminado un fuerte sismo lo dejó inservible y tuvieron que mudarse al convento de Santo Domingo de Guzmán que todavía no terminaban. Estando en este convento, otro sismo los hizo ir a refugiarse al convento de Cuilapam que todavía está en construcción debido a los daños que recibió Santo Domingo. Cuando se hicieron las reparaciones al convento de Santo Domingo, los frailes regresaron a habitar de nuevo el convento de Santo Domingo.

El exconvento de Cuilapam es una joya de la arquitectura del periodo colonial y pese a que nunca se pudo concluir, su majestuosidad y su estilo gótico nos revelan la sobriedad y grandeza de esta orden religiosa.

 Se desconoce la razón por la cual se construyó en Cuilapam, población muy antigua de origen mixteca que se encuentra a 10 Km. de distancia de la Ciudad de Oaxaca y que probablemente fue un sitio muy importante para la religión de los pueblos indígenas del Valle, ya que era la costumbre de los colonizadores destruir los santuarios de los vencidos y con sus escombros construir ahí mismo edificios de la fe católica de los españoles.

Aunque los arqueólogos sitúan los primeros asentamientos de los Valles de Oaxaca en el área de Etla, especialmente en San José del Mogote en el periodo Preclásico (6 mil a.C. a 200 a.C). En la época del esplendor de Monte Alban (200 a.C a 850 d.C), los “macehuales” o gente del pueblo tenían prohibido vivir y menos aun, subir a la montaña sagrada. Es por ello que no se realizaron asentamientos humanos en los alrededores de Monte Alban; lo cierto es que para el periodo postclásico (850 d.C. a 1519 d.C.) los mixtecos de las montañas se situaron en Cuilapam, donde tenían un importante centro urbano, muy cerca de Zaachila o Teozapotlán, que fue la capital del imperio zapoteca.

 

 

La construcción del convento de Cuilapam se inició en 1550 y estuvo a cargo del padre dominico Fray Domingo de Aguinaga quien fuera el primer vicario. En 1559 deja la vicaría y llega en su lugar Fray Bernardo de Alburquerque, quien estará dos años y se hará celebre posteriormente en lo que hoy es el Sur de los E.U. fundando misiones.

 

 

El cuarto vicario de Cuilapam, Fray Agustín de Salazar durante 25 años trató infructuosamente con muchos esfuerzos terminar la monumental obra, pero esta jamás se pudo realizar, sea por problemas económicos, por limitantes jurídicas de aquellas épocas o como la voz popular dice “que lo que de día construían los cristianos de noche lo destruía el diablo”.

 

El convento dominico de Santiago Apóstol de Cuilapam está integrado por las siguientes partes: Una iglesia mayor, otra menor y capilla, además de su capilla de indios o capilla abierta (pues los indígenas no podían entrar al templo). Contaba también con un portal de peregrinos donde los forasteros en viaje pernoctaban. El noviciado y las caballerizas. Pero sin lugar a dudas la obra monumental está en su majestuoso claustro de dos plantas con sus espléndidos contrafuertes que le dan ese estilo tan característico a los monumentos dominicos.

 

En el exconvento de Cuilapam fue donde fusilaron al ilustre General Vicente Guerrero un 14 de febrero de 1831. Actualmente se encuentra un óleo del General Guerrero en la celda en la que pasó su última noche, siendo fusilado en la parte posterior donde se encuentra un monumento en su honor.

En nuestros días; el exconvento, además de estar abierto al público en general todos los días del año, de 9 de la mañana a 6 de la tarde, el Instituto de Antropología e Historia ubica en el edificio un centro de restauración y bodega de piezas de los pueblos originarios de Oaxaca.

Visit lbetting.co.uk how to sing-up at ladbrokes

chocolate la soledad

oro de montealban